Motor Clean : La puissance de l'hydrogène
¡La solución para los motores sucios! La descarbonización interna del motor con hidrógeno Fabricación francesa

Problema de suciedad en el motor

La suciedad de los motores es un verdadero problema.
Aumento del consumo, falta de rendimiento, humo, silbido al acelerar, mal arranque, encendido intempestivo del testigo de gestión del motor y filtro de partículas.

Estos inconvenientes provienen con frecuencia de un problema de combustión, que provoca la asfixia del motor.

Limpieza del motor con hidrógeno

Antes / Después de una descarbonización Motor Clean
La solución alternativa antes de reemplazar las piezas sucias

Una descarbonización preventiva le permitirá regenerar y descarbonizar las piezas para no tener que reemplazarlas y ahorrar así en el cambio de un turbo (costo de entre 1100 y 2500 €), de un catalizador (costo de entre 500 y 1600 €), de un FAP (costo de entre 500 y 1600 €) o de una válvula EGR (costo de entre 300 y 400 €), que siguen siendo operaciones muy costosas.

El poder de descarbonización de la estación Motor Clean es notable. Gracias a un desarrollo de varios años y a una tecnología de avanzada, el hidrógeno impulsado en los conductos de admisión permite quemar y eliminar en promedio hasta el 75 % de los depósitos de oxidación negruzcos (carbonilla) existentes, que impiden que el motor de su vehículo funcione correctamente.
Nuestra estación de descarbonización Motor Clean produce 3 litros de hidrógeno por minuto, con una tasa de pureza del orden del 97 %, es decir, un total de 90 litros por ciclo de 30 minutos, lo que permite un gran incremento del valor calorífico durante la fase de tratamiento.
La estación MOTOR CLEAN® en acción
El hidrógeno
Si bien abunda en el universo, el hidrógeno es un gas que generalmente está combinado con otros átomos: se lo encuentra principalmente en el agua, el petróleo o el gas natural. El hidrógeno es considerado como un vector energético. Se utiliza esencialmente en química, en la refinería o en la industria. Pero en estos tiempos de conciencia ambiental, el hidrógeno bien podría, a largo plazo, desempeñar un rol preponderante en el horizonte energético futuro. El hidrógeno posee una muy fuerte densidad energética másica, es decir, que encierra mucha energía en una masa pequeña.
Antes / Después de una descarbonización Motor Clean

Se debe tener en cuenta que los coches actuales están provistos de sistemas antipolución para posibilitar la disminución de CO, CO2, NOx, HC y O2, entre otros.

Estas mediciones se muestran en general en ppm para los hidrocarburos y en porcentaje para el monóxido de carbono, el dióxido de carbono y el oxígeno.

Para limitar la polución, los coches están equipados actualmente con una válvula EGR (Exhaust Gaz Recirculation) inventada en Estados Unidos que reduce la salida de las emisiones de NOx redirigiendo una parte de los gases de escape al circuito de admisión, para someterlos por segunda vez a la combustión;

El filtro de partículas
Filtro de partículas

El filtro de partículas forma parte de la línea de escape, pero se utiliza únicamente en los motores diésel.

Ubicado después del catalizador, permite eliminar otras partículas finas, compuestas en su mayoría de carbono. Desde el 1.º de febrero de 2011, su uso es obligatorio en los vehículos diésel nuevos.

No obstante, se debe tener en cuenta que el filtro de partículas solo puede funcionar a temperaturas elevadas, es decir, en trayectos largos de alta velocidad, pero no en los trayectos breves que se realizan a diario en la ciudad. En ese caso, un dispositivo de postratamiento, instalado en el caño de escape, trata los gases de salida cuando lo atraviesan y reduce su nocividad. Efecto catalítico por la transformación de ciertos gases en otros componentes menos contaminantes.

Para lograr que el filtro de partículas sea eficaz, la temperatura de los gases debe ser de 500 ºC aproximadamente para permitir la oxidación espontánea de las moléculas.

El catalizador
Catalizador

El catalizador también forma parte de la línea de escape y será útil tanto para el motor de gasolina como para el motor diésel en su lucha contra los restos de contaminantes.

Para un coche de gasolina, se utilizará un catalizador llamado "de 3 vías" que va a transformar el dióxido de nitrógeno y el monóxido de carbono en sustancias menos contaminantes o no contaminantes.

Para un coche con motor diésel, se utilizará un catalizador "de 2 vías" que transformará los hidrocarburos no quemados y el monóxido de carbono, a fin de que los restos de agua, nitrógeno y dióxido de carbono de la salida del vehículo no sean nocivos.

Su estructura es conocida como "panal de abejas", compuesta de un monolito cerámico con metales preciosos, como el paladio, que actúa químicamente sobre los gases de escape que ingresan y sobre el calor del motor.

Descarbonización con hidrógeno

El hidrógeno se caracteriza por tener una reactividad elevada y una velocidad de combustión hasta cinco veces superior que la de los combustibles. Además, el intervalo de inflamabilidad del hidrógeno es mayor que el de otros combustibles. Gracias a estas características, el agregado de una escasa cantidad de hidrógeno en la mezcla de combustible y aire permite aumentar las velocidades de combustión, así como tornarla más estable, lo que reduce el tiempo de combustión y disminuye las variaciones de ciclo a ciclo.
Numerosos estudios digitales y experimentales sobre el impacto de la incorporación del hidrógeno en motores con combustión interna que tienen como combustible de base la gasolina o el gasóleo coinciden en concluir que el efecto del agregado de hidrógeno es el siguiente:

    - Reduce el tiempo de combustión
    - Aumenta la eficacia térmica
   - Despega, quema, desintegra y elimina la carbonilla.
Finamente, para un óptimo resultado, le aconsejamos realizar un trayecto de aproximadamente 25/30 minutos con un cambio inferior para mantener el motor por encima de las 3000 r. p. m. y evacuar los últimos residuos que queden en el escape.

De manera preventiva, descarbonice su vehículo cada 15 000 km o una vez por año.